Feminism is cool?

De un tiempo a esta parte, se oyen expresiones como, el feminismo es “cool” o sexy o el feminismo está de moda. Cuando oigo estas frases no puedo reprimir la confusión¿De qué feminismo hablamos? ¿De la palabra “feminist” en grandes letras de Beyoncé en sus conciertos?¿De la lucha por la igualdad de derechos?. El dia Primero de mayo, con todos sus significados, es un buen día para la reflexión.

Hace solo unos pocos años, cuando entrevistaban a una actriz, directora, cantante, etc., si se le preguntaba, eres feminista respondí­a con un: “no me definirí­a como feminista, pero….”. En cambio, últimamente, la respuesta esperada es un: ” sí claro, soy feminista”. Pero ¿por qué lo eres? El feminismo, de nuevo, ¿es cosa de mujeres?,¿Por qué no se pregunta lo mismo a los hombres? Echo de menos un poco de reflexión a la hora de responder a estas preguntas.

Vaya por delante que me parece un gran avance que ninguna persona tenga que justificar que desea la igualdad de derechos entre hombres y mujeres o lo que es lo mismo, la no discriminación por razón de sexo o género, es decir, que se considera feminista. Pero, ¿qué porcentaje de personas que se declaran feministas, hoy, saben qué significa realmente?

Las personas que se declaraban feministas se han tenido que esconder de su condición, han sufrido represalias. No hablo de los siglos XVIII y XIX, que también, sino de hoy mismo. En el entorno laboral, conversando sobre, por ejemplo, la igualdad de sueldos, seguro habéis oído algo como: ¿no serás una de esas feministas, no? En esta situación, tienes dos opciones. Opción A: te callas y mejor lo dejas para otro dí­a, no sea no te renueven el contrato. Opción B: insistes que la igualdad salarial es un tema que hasta se habla en la gala de los Oscars. Si no eres ni Patricia Arquette ni Meryl Streep, y tu contrato pende de un hilo mejor optas por la A. Esta es la realidad aun hoy, y sin salir de Europa.

Desde mi punto de vista el feminismo es inclusivo o no será. Esto significa que en él no tiene lugar el clasismo, la LGBTI-fobia, el racismo u otras discriminaciones, es decir, el feminismo debe ser intersecional, si quiere seguir adelante. Además, debe tener una visión global y transformadora, tiene que ver con cuestiones económicas, políticas y éticas. Existen muchos feminismos, el feminismo negro, el feminismo indígena, el ecofeminismo, etc. El feminismo cool deberí­a tener su lugar, pero, ¿cuáles son los criterios mínimos para ser considerado feminismo? Para no ser simplemente un término superficial y sin sentido.

Me imagino una herramienta o una aplicación, para identificar a las personas que comparten una serie de ideas y objetivos básicos en su ideario y que las identifica como feministas. Quizás una especie de test de Bechdel, que se ha popularizado por ser una manera de saber si una pelí­cula, una serie, etc. cumple con unos mí­nimos para evitar la brecha de género. Porque, no nos engañemos: con esto de que “está de moda ser feminista” hay personas, empresas, grupos, instituciones, …que usan el nombre en vano y, claramente, se aprovechan y se lucran con ello.

No podemos olvidar que el feminismo “cool” nace desde el privilegio social y económico, mujeres en posiciones de poder dentro del capitalismo con el objetivo de romper el techo de cristal, como diría Nancy Fraser. Son mujeres con formación, en su mayorí­a de origen social alto y que, gracias a un numeroso grupo de personas que les resuelves los “problemas domésticos”, en su mayorí­a mujeres migrantes, con sueldos muy inferiores a los suyos, pueden escalar posiciones en el mundo laboral. Me gustarí­a pensar que estas feministas son conscientes que este grupo de personas, menos favorecidas que ellas, hacen posible el feminismo cool. Tampoco tengo muy claro, hasta qué punto podemos pedir a estas “nuevas” feministas lo que el feminismo “clásico” no ha conseguido en siglos, romper con las desigualdades económicas y sociales, pero al menos deberíamos intentarlo.

Por otro lado, gracias a este grupo de mujeres poderosas muchas personas se acercarán al feminismo, en especial gente joven que descubren en las redes sociales o en eventos como los TED, otra manera de hablar de las desigualdades por razón de sexo o género. La palabra “feminist” en los conciertos de Beyoncé, o la presencia de Scarlett Johansson en la manifestación de mujeres en Washington D.C., justo después del nombramiento de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, y otros ejemplos similares, seguro han hecho que muchas personas descubrieran el significado de feminismo, al teclear la palabra en Google, que no es poco.

El desafí­o es de todas y todos. Aprovechar el momento de popularidad del feminismo para actuar, negociar, escuchar y aprender de todas, sin exclusión, con respeto y sororidad, como dirí­a Marcela Lagarde. No nos podemos permitir un divide y vencerás: todavía, y más que nunca, hay muchísimo en juego.

Buen 1 de mayo.

 

Nota: La camiseta de Dior “We should all be feminists” se vende por el módico precio de 550 euros, parece ha sido un éxito de ventas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *